martes, 12 de diciembre de 2006

Amiga mía...

Un regalo especialísimo...
Gracias Max...
:X


Amiga mía,
tengo tanta necesidad de tu amistad.
Tengo sed de una compañera
que respete en mí,
por encima de los litigios de la razón,
el peregrino de aquel fuego.
A veces tengo necesidad de gustar
por adelantado el calor prometido,
y descansar, más allá de mí mismo,
en esa cita que será la nuestra.
Hallo la paz.
Más allá de mis palabras torpes,
más allá de los razonamientos que me pueden engañar,
tú consideras en mí, simplemente al Hombre,
tú honras en mí al embajador de creencias,
de costumbres, de amores particulares.
Si difiero de ti, lejos de menoscabarte te engrandezco.
Me interrogas como se interroga al viajero,
Yo, que como todos, experimento la necesidad de ser reconocido,
me siento puro en ti y voy hacia ti.
Tengo necesidad de ir allí donde soy puro.
Jamás han sido mis fórmulas ni mis andanzas
las que te informaron acerca de lo que soy,
sino que la aceptación de quien soy te ha hecho
necesariamente indulgente para con esas andanzas y esas fórmulas.
Te estoy agradecido porque me recibes tal como soy.
¿Qué he de hacer con una amiga que me juzga?
Si todavía combato, combatiré un poco por ti.
Tengo necesidad de ti.
Tengo necesidad de ayudarte a vivir.

Antoine De Saint-Exupéry

2 comentarios:

Max dijo...

Que mejor regalo para mí que ver su mirada sorprendida por un poema de Antoine ;)

Besos (todos)

lanobil dijo...

Son preciosas, pero hubiese preferido que fueran tuyas.
tu presencia me da aire
y tu apoyo, fuerza.