domingo, 30 de diciembre de 2007

Memorándum...

Uno llegar e incorporarse el día
Dos respirar para subir la cuesta
Tres no jugarse en una sola apuesta

Cuatro escapar de la melancolía
Cinco aprender la nueva geografía
Seis no quedarse nunca sin la siesta

Siete el futuro no será una fiesta
Y ocho no amilanarse todavía
Nueve vaya a saber quién es el fuerte

Diez no dejar que la paciencia ceda
Once cuidarse de la buena suerte
Doce guardar la última moneda

Trece no tutearse con la muerte
Catorce disfrutar mientras se pueda

Mario Benedetti

jueves, 27 de diciembre de 2007

Fábricas del Amor...

Y construí tu rostro.
Con adivinaciones del amor, construía tu rostro
en los lejanos patios de la infancia.
Albañil con vergüenza,
yo me oculté del mundo para tallar tu imagen,
para darte la voz,
para poner dulzura en tu saliva.
Cuántas veces temblé
apenas si cubierto por la luz del verano
mientras te describía por mi sangre.
Pura mía,
estás hecha de cuántas estaciones
y tu gracia desciende como cuántos crepúsculos.
Cuántas de mis jornadas inventaron tus manos.
Qué infinito de besos contra la soledad
hunde tus pasos en el polvo.
Yo te oficié, te recité por los caminos,
escribí todos tus nombres al fondo de mi sombra,
te hice un sitio en mi lecho,
te amé, estela invisible, noche a noche.
Así fue que cantaron los silencios.
Años y años trabajé para hacerte
antes de oír un solo sonido de tu alma.

Juan Gelman

miércoles, 26 de diciembre de 2007

75



Gracias, Max...







Hay llamados que me llaman por ti
cuando tú no me llamas.
Llamados tuyos de ayer
que quedaron flotando en el agua del tiempo,
llamados tuyos de mañana
que mañana tal vez yo no pueda escuchar,
llamados tuyos que invento sin notarlo
cuando la soledad se vuelve arisca
o llamados tuyos
que no vienen de ti ni de mí,
como si hubiera entre ambos una autónoma zona
que actúa por su cuenta,
una zona que hemos creado casi sin querer
para que diga tu nombre
y quizá también el mío
sin necesidad de nosotros.

De cualquier modo,
estoy rodeado por tus llamados sin ti,
como una isla por el mar
o una torre por el viento que pasa.

¿Seguirán tus llamados llamándome
cuando ambos no estemos?

La boca vacía no necesita a nadie
para poder seguir nombrando.

Roberto Juarróz

Poema 20...



Puedo escribir los versos más tristes está noche.
Escribir, por ejemplo: «La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

Pablo Neruda

viernes, 21 de diciembre de 2007

Navidad de los campos...

Para el pueril pesebre
de la pascua en la aldea,
un Fra Angelico niño
juega a pintar la tierra.


Y con tan dulce apego
pintó la navidad,
que la empezó por juego
y le salió verdad.


Arriba, un cielo diáfano
con nubes de inocencia
y un pueblo al horizonte
donde las torres sueñan.


De pascuales colores
construyó su pincel
una escala de flores
para el ángel Gabriel.


Y abajo, en infinita
distancia de praderas,
echadas como lagos,
las apacibles bestias.


Dos palomitas blancas
pintó en vuelo también,
y eran José y María
camino de Belén.


¡Oh campesinas pascuas
en que el mundo regresa
a los simples colores
de un dibujo de escuela!


Navidad de los siete
corderitos que van
regados por el campo
¡como migas de pan!

Aquiles Nazoa
(Venezolano)

martes, 18 de diciembre de 2007

Caminando...






Sigo caminando contigo porque quiero
Porque me nace
Porque da gusto tomarnos de la mano y saltar las trampas del camino.
Caminando ya hemos aprendido que podemos caer,
salpicarnos de miedo, de barro.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar
(este verso me lo robó Machado hace muchos años antes de que yo naciera.
Pero valió la pena, le dio buen uso).

Camino por ti para dejarte mis huellas de talla grande.
Para que pises sobre ellas, te guíes, me haga tu camino.

J. L. Maldonado
http://palabrasyescombros.blogspot.com

jueves, 13 de diciembre de 2007

Nota XXII...

huesos que fuego a tanto amor han dado
exiliados del sur sin casa o número
ahora desueñan tanto sueño roto
una fatiga les distrae el alma

por el dolor pasean como niños
bajo la lluvia ajena/una mujer
habla en voz baja con sus pedacitos
como acunándoles no ser/o nunca

se fueron del país o patria o puma
que recorría la belleza como
dicha infeliz/país de la memoria

donde nací/morí/tuve sustancia/
huesitos que junté para encender/
tierra que me entierraba para siempre.

Juan Gelman

sábado, 8 de diciembre de 2007

Por qué cantamos...

Si cada hora viene con su muerte
si el tiempo es una cueva de ladrones
los aires ya no son los buenos aires
la vida es nada más que un blanco móvil

usted preguntará por qué cantamos

si nuestros bravos quedan sin abrazo
la patria se nos muere de tristeza
y el corazón del hombre se hace añicos
antes aún que explote la vergüenza

usted preguntará por qué cantamos

si estamos lejos como un horizonte
si allá quedaron árboles y cielo
si cada noche es siempre alguna ausencia
y cada despertar un desencuentro

usted preguntará por qué cantamos

cantamos por qué el río está sonando
y cuando suena el río / suena el río
cantamos porque el cruel no tiene nombre
y en cambio tiene nombre su destino

cantamos por el niño y porque todo
y porque algún futuro y porque el pueblo
cantamos porque los sobrevivientes
y nuestros muertos quieren que cantemos

cantamos porque el grito no es bastante
y no es bastante el llanto ni la bronca
cantamos porque creemos en la gente
y porque venceremos la derrota

cantamos porque el sol nos reconoce
y porque el campo huele a primavera
y porque en este tallo en aquel fruto
cada pregunta tiene su respuesta

cantamos porque llueve sobre el surco
y somos militantes de la vida
y porque no podemos ni queremos
dejar que la canción se haga ceniza

Mario Benedetti

Costumbres...

no es para quedarnos en casa que hacemos una casa
no es para quedarnos en el amor que amamos
y no morimos para morir
tenemos sed y
paciencias de animal

Juan Gelman

lunes, 26 de noviembre de 2007

Es bueno un ángel...




Es bueno tener un ángel
que no tenga rostro ni boca,
ni voz que retumbe como la conciencia
hecha de hojaldre y leyes.

Silencioso y crudo como el espejo,
deja que transcurra el devenir equivocado o no,
pero creciendo.

Ve como se afinan o desafinan
las cuerdas de la vida
o de la muerte cotidiana.

Y no interviene...

No juzga ni se ríe...

Sabe... que en cualquier momento...

una ráfaga de olvido
lleva a perder ganando...
o viceversa.

Silencioso espejo de todos los días.

María Luisa Lázaro
(Venezolana - Contemporánea)

sábado, 17 de noviembre de 2007

Las Llaves...

No siempre se pierden las llaves
Para dejar las puertas cerradas

(yo perdí la llave de mi lancha blanca
rodante
cuando el último puerto no fue puerto
y se hizo casa
con los brazos abiertos del desayuno
que reinventaron el inicio
con la humedad de la fiesta
y sellaron en archivo la torpeza
de las últimas horas
cuando sólo tenía puertos
...............................................ahora
tengo el universo de tus aspas
tantas como la Hidra
pero a la obsesión le han mostrado
la boca oceánica de la alegría
y yo soy para ellas
un San Francisco sensual
que quiere conocerlas)

también se pierden
para ganar un espacio.


Rafael C. Arráiz Lucca
Venezolano - Contemporáneo)

sábado, 10 de noviembre de 2007

Confín del condenado...



Hazme volver a estas alturas
piedra cerrada en que agonizo y caigo
como un profeta desfigurado
ante una lámpara de aceite.
He visto una botella rota en mi sangre
los avisos de neón y mis deseos de matar
inútil que llore en una callejuela
sin luna en que leer
la desdicha que me agobia.
En el alba
los perros orinan en tus esquinas
y yo / Adán desnudo
aúllo
con mi viejo sombrero
con mi cuerpo acuchillado
pelambre de tinta
nuca del deseo
yedra y ceniza en la estepa
¡Oh Rocinante!
Tú / Que sobre la inmundicia
sabes más que los vivos

Humberto Quino
(Boliviano)

lunes, 5 de noviembre de 2007

Siembra...


Cuando de mí no quede sino un árbol,
cuando mis huesos se hayan esparcido
bajo la tierra madre;
cuando de ti no quede sino una rosa blanca
que se nutrió de aquello que tú fuiste
y haya zarpado ya con mil brisas distintas
el aliento del beso que hoy bebemos;
cuando ya nuestros nombres
sean sonidos sin eco
dormidos en la sombra de un olvido insondable;
tú seguirás viviendo en la belleza de la rosa,
como yo en el follaje del árbol
y nuestro amor en el murmullo de la risa.
¡Escúchame!
Yo aspiro a que vivamos
en las vibrantes voces de la mañana.
Yo quiero perdurar junto contigo
en la savia profunda de la humanidad:
en la risa del niño,
en la paz de los hombres,
en el amor sin lágrimas.
Por eso,
como habremos de darnos a la rosa y al árbol,
a la tierra y al viento,
te pido que nos demos al futuro del mundo...

Miguel Otero Silva
(Venezolano)

martes, 23 de octubre de 2007

Los retratos...





En cada piedra
hay el rostro de algún dios
y el más allá está frente a nosotros
cada guijarro es el verso frustrado de los que ya se fueron,
en cada montaña
hay un amor eternizado.

eso ya lo sabían esos indios de plumas coloridas.

Martha Gantier
(Boliviana - Contemporánea)

viernes, 19 de octubre de 2007

Oración para un extranjero...

VI

Lluvia,
somos dos extranjeros,
mi nombre como el tuyo es una travesía,
un deambular por puertas cerradas para siempre.


La gente entra en mi sueño como por otra casa
y tus breves colores se deshacen contra el olvido,
pero ya lo sabemos,
no hay nada que tratar con su navaja,
nada que preguntar en sus regiones.


Lluvia,
somos dos extranjeros,
nos separa una herida.

Jorge Boccanera

miércoles, 17 de octubre de 2007

Dieciocho...

¿Acaso no son tres las dimensiones
que salvan al plano de su opacidad
y causan el prodigio del volumen?
¿No son tres las personas del verbo
y la trinidad un misterio divino?
¿No fueron tres las veces que negaron a Cristo
y no fue el tercero el día de su resurrección?
¿No son tres los poderes de la república
y un tercero el fruto de dos?
¿No empuña Poseidón un tridente
y tres los sujetos de un engaño?
¿No son tres los lados del tallo de un papiro
y triangulares los cuatro planos de la pirámide
y el trébol de cuatro hojas la excepción más infrecuente?

Rafael Arráiz Lucca
De Plexo
(Venezolano - contemporáneo)

jueves, 11 de octubre de 2007

Azul...


Poema inédito, gracias Zuny por
permitirme publicarlo aquí...





Azul… he descubierto a tu alma
al orillo de mi alma.
Cuando las mariposas vuelan
tu nombre en sus alas
rumorea…
Y al borde de la mano
llega…
un soplo tibio del aire
en primavera.
Azul… me has dicho que te llamas…
y mis azules salen
a tu encuentro...
Azul…te reconoce de siempre
mi memoria …
y celebra el segundo
…cuando llegas
a mi mundo
y tocas suavemente
el bronce de mi aldaba…
Los siglos de un instante
han llamado en tu mano
y azul… como a una alondra
te recibe mi casa…
la casa de la nube,
…la casa etérea…
Y azul el alma vuelve
a enredarse contigo
en una danza
cósmica…
y serena.
Azul… se explayan dulces
imágenes de ti
que no recuerdo ahora,
porque he pasado
toda esta vida
sin indicios…
intuyéndote apenas,
en un sueño…
(donde no te sabía)
Hoy que llegas y atisbo
azul una vislumbre
que dejas a tu paso…
entiendo que es tu estrella
llenando mis rincones
de luminosa estela…
Y aunque no te recuerdo
te sé… desde el principio
…y voy siguiendo huellas
que tras de ti se afana
la luz…por encender.
Y azul… te sueño…
porque azul te llamas…
Cansada de nombrarte
desde mi voz resuenas
y te enredas perfumada
entre las campanillas
azules de mi infancia…
¿Por qué será que siempre
te he nombrado…?
Hasta mi nombre
en letras…
te contiene.
Azul reclino el alma
sobre el cantero que eclosiona
en flores…
Azul sobre mi falda
se han abierto
en tu nombre
nomeolvides
azules…

Zuny Amado
2007-IX-30
(Para Azul… mi amiga desconocida)

martes, 9 de octubre de 2007

Hayku...

1

Abres la puerta:
Entran los montes lejanos
Y el sol con campos en flor.

2

Un rayo de sol
Se posa en mi dedo
Aleteando cual mariposa.

3

Pende de árbol en árbol
Una cinta azul para inaugurar
El más bello de los días.

4

Como manantial
Mana un árbol
De sus raíces

5

La madrugada encantada
Desata el agua del río
Y tiende las verdes colinas

Marcelo Arduz Ruíz
(Boliviano)

jueves, 4 de octubre de 2007

Amor mío, mi amor...

Amor mío, mi amor, amor hallado
de pronto en la ostra de la muerte.
Quiero comer contigo, estar, amar contigo,
quiero tocarte, verte.

Me lo digo, lo dicen en mi cuerpo
los hilos de mi sangre acostumbrada,
lo dice este dolor y mis zapatos
y mi boca y mi almohada.

Te quiero, amor, amor absurdamente,
tontamente, perdido, iluminado,
soñando rosas e inventando estrellas
y diciéndote adiós yendo a tu lado.

Te quiero desde el poste de la esquina,
desde la alfombra de ese cuarto a solas,
en las sábanas tibias de tu cuerpo
donde se duerme un agua de amapolas.

Cabellera del aire desvelado,
río de noche, platanar oscuro,
colmena ciega, amor desenterrado,

voy a seguir tus pasos hacia arriba,
de tus pies a tu muslo y tu costado.

Jaime Sabines

martes, 2 de octubre de 2007

El peregrino...

Sé que nada plantaron
mis actos ni mis palabras.
Mi patria fue el tiempo,
la errancia mi casa.

Mi memoria es ahora
una lista interminable
-abrumadora casi-
de dones y donantes:

Un pliego de cargo
que levanta el camino
por lo mucho recibido
y lo poco que di a cambio.

Ojalá sea la gratitud
semilla de un árbol,
y que la mía de frutos
en la tierra de otras manos.

Eduardo Mitre
(Boliviano)

domingo, 30 de septiembre de 2007

Mirada...


Me miró
y fue como si desde los lejanos siglos
la hubiera pronunciado para siempre.

Cristina Peri Rosi

jueves, 27 de septiembre de 2007

Hagamos un trato...


Cuando sientas tu herida sangrar
cuando sientas tu voz sollozar
cuenta conmigo.

(de una canción de Carlos Puebla)







Compañera,
usted sabe
que puede contar
conmigo
no hasta dos
ni hasta diez
sino contar
conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo,
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo

pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted
                        es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.

Mario Benedetti

domingo, 23 de septiembre de 2007

A dos manos...



Por cada segundo, minuto, hora y día a tu lado
Por todo lo que me das en cada uno de ellos
Por todo lo que me permites darte
Por la maravilla que somos cuando estamos juntos
Por cada sí y cada no
Por cada beso y cada caricia
Por este amor inmenso

Mi corazón y mi cuerpo en ti...
siempre.... siempre, mi Alma...

M.G.
Septiembre 23, 2004




Por cada amanecer, cada día radiante y cada estrella
Por todos los átomos que nos contienen
Por toda la magia que generamos
Por cada primera vez juntos
Por la luz y la sombra
Por cada roce y eterna presencia
Por este amor inmenso

Mi Amor y mi Sexo en ti...
siempre... siempre, mi Alma...

M.M.
Septiembre, 23, 2007




jueves, 20 de septiembre de 2007

Pienso...

Pienso que en este momento
tal vez nadie en el universo piensa en mí,
que sólo yo me pienso,
y si ahora muriese,
nadie, ni yo, me pensaría.

Y aquí empieza el abismo,
como cuando me duermo.
Soy mi propio sostén y me lo quito.
Contribuyo a tapizar de ausencia todo.

Tal vez sea por esto
que pensar en un hombre
se parece a salvarlo.

Roberto Juarróz

martes, 18 de septiembre de 2007

Miradme aquí...

Miradme aquí,
clavada en una silla,
escribiendo una carta a las palomas.
Miradme aquí,
que ahora podéis mirarme.
Clarividencias me rodean
y sapos hurgan en los rincones,
los amigos huyen porque yo no hago ruido
y saben que en mi piel hay un fantasma.
Me alimento de cosas que no como,
echo al correo cartas que no escribo
y dispongo de siglos venideros.
Es sobrenatural que ame las rosas.
Es peligroso el mar si no sé nada,
peligroso el amor si no sé nada.
Me preguntan los hombres con sus ojos,
las madres me preguntan con sus hijos,
los árboles me insisten con sus hojas
y el grito es torrencial
y el trueno es hilo de voz
y me coso las carnes con mi hilo de voz:
¡Si no sé nada!

Gloria Fuertes

domingo, 16 de septiembre de 2007

Si mi voz muriera en tierra...

Si mi voz muriera en tierra
llevadla al nivel del mar
y dejadla en la ribera.
Llevadla al nivel del mar
y nombradla capitana
de un blanco bajel de guerra.
Oh mi voz condecorada
con la insignia marinera:
sobre el corazón un ancla
y sobre el ancla una estrella
y sobre la estrella el viento
y sobre el viento ¡una vela!

Rafael Alberti

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Tango...

La ciudad no eras vos
No era tu confusión de lenguas
ni de sexos
No era el cerezo que florecía -blanco-
detrás del muro
como un mensaje de Oriente
No era tu casa
de múltiples amantes
y frágiles cerraduras

La ciudad era esta incertidumbre
la eterna pregunta -quién soy-
dicho de otro modo: quién sos.

Cristina Peri Rosi

sábado, 8 de septiembre de 2007

Soneto de la Unidad del Alma...

Al Mago en su cumpleaños:
Gracias por todos estos años compartidos
y por la maravilla de su amistad,
su paciencia, su cariño y
por hacerme siempre sonreír...

¡Feliz cumpleaños!






Yo que tengo la voz desparramada,
yo que tengo el afecto dividido,
yo que sobre las cosas he vivido
siempre con la memoria derramada;

yo que fui por la tierra desolada,
yo que fui bajo el cielo prometido
con el entendimiento repartido
y con la voluntad multiplicada;

quiero poner ahora la energía
de la memoria, del entendimiento
y de la voluntad en armonía

con la Memoria que no olvida nunca
con el Entendimiento siempre atento
y con la Voluntad que no se trunca.

Francisco Luis Bernárdez




viernes, 7 de septiembre de 2007

Hay palabras...






Hay bellisimas palabras envuentas de deseos.
Hay palabras silenciosas que dejan huella de ausencia
como un aliento que nos llega de lejos
haciendo comprender una caricia traída por el viento,
palabras que transforman dulces alegrías escondidas
en retoños de lo que fuera un árbol mustio, palabras de esperanza.
Hay palabras que son un sueño



y sueños que en palabras nos entretienen el alma.

Cómo será el lenguage de los amores mudos
cómo serán las almas con vestido
yo se amar parafraseando con el latir del corazón desnudo.
Soy un hombre común sin más lisonja que aquella que guarda mi memoria
sin vínculo alguno que envanezca mi espíritu y sin grande ni pequeña historia.
Soy como el agua del río que pasa inadvertida
amando si mucho a la vida, porque en ella comprendo y me trasciendo
con mi mundo, con mi gente y con mis sueños
Gerardo Omaña

sábado, 1 de septiembre de 2007

Poema del Regreso...



Vengo del fondo oscuro de una noche implacable
y contemplo los astros con un gesto de asombro.
Al llegar a tu puerta me confieso culpable
y una paloma blanca se me posa en el hombro.

Mi corazón humilde se detiene en tu puerta
con la mano extendida como un viejo mendigo;
y tu perro me ladra de alegría en la huerta,
porque, a pesar de todo, sigue siendo mi amigo.

Al fin creció el rosal aquel que no crecía
y ahora ofrece sus rosas tras la verja de hierro:
Yo también he cambiado mucho desde aquel día,
pues no tienen estrellas las noches del destierro.

Quizás tu alma está abierta tras la puerta cerrada;
pero al abrir tu puerta, como se abre a un mendigo,
mírame dulcemente, sin preguntarme nada,
y sabrás que no he vuelto... ¡porque estaba contigo!

José Ángel Buesa

miércoles, 22 de agosto de 2007

Renacer...


Me lo traje del queridísimo blog de Ara, Entre el Cielo y el Suelo...





Nací para poeta o para muerto,
escogí lo difícil
-supervivo de todos los naufragios-,
y sigo con mis versos,
vivita y coleando.

Nací para puta o payaso,
escogí lo difícil
-hacer reír a los clientes desahuciados-,
y sigo con mis trucos,
sacando una paloma del refajo.

Nací para nada o soldado,
y escogí lo difícil
-no ser apenas nada en el tablado-,
y sigo entre fusiles y pistolas
sin mancharme las manos.

Gloria Fuertes

martes, 21 de agosto de 2007

Caminar...

Caminar
despojarse del camino trazado

Ser tenaz caminante
del abismo

abrir con cada paso
un nuevo acantilado

Una senda perenne
que borre los caminos.

Rosana Acquaroni

sábado, 18 de agosto de 2007

Sé todos los cuentos...

Yo no sé muchas cosas, es verdad
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
Que la cuna del hombre la mecen con cuentos...
Que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos...
Que el llanto del hombre lo taponan con cuentos...
Que los huesos del hombre los entierran con cuentos...
Y que el miedo del hombre
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas es verdad.
Pero me han dormido con todos los cuentos...
Y sé todos los cuentos.

León Felipe

viernes, 17 de agosto de 2007

Yo misma fui mi ruta...

Yo quise ser como los hombres quisieron que yo fuese:
un intento de vida;
un juego al escondite con mi ser.
Pero yo estaba hecha de presentes,
y mis pies planos sobre la tierra promisora
no resistían caminar hacia atrás,
y seguían adelante, adelante,
burlando las cenizas para alcanzar el beso
de los senderos nuevos.

A cada paso adelantado en mi ruta hacia el frente
rasgaba mis espaldas el aleteo desesperado
de los troncos viejos.

Pero la rama estaba desprendida para siempre,
y a cada nuevo azote la mirada mía
se separaba más y más y más de los lejanos
horizontes aprendidos:
y mi rostro iba tomando la expresión que le venía de adentro,
la expresión definida que asomaba un sentimiento
de liberación íntima;
un sentimiento que surgía
del equilibrio sostenido entre mi vida
y la verdad del beso de los senderos nuevos.

Ya definido mi rumbo en el presente,
me sentí brote de todos los suelos de la tierra,
de los suelos sin historia,
de los suelos sin porvenir,
del suelo siempre suelo sin orillas
de todos los hombres y de todas las épocas.

Y fui toda en mí como fue en mí la vida…

Yo quise ser como los hombres quisieron que yo fuese:
un intento de vida;
un juego al escondite con mi ser.
Pero yo estaba hecha de presentes;
cuando ya los heraldos me anunciaban
en el regio desfile de los troncos viejos,
se me torció el deseo de seguir a los hombres,
y el homenaje se quedó esperándome.

Julia de Burgos

sábado, 11 de agosto de 2007

Petición...


Me lo traje del Blog de mi Tocaya





Vestíme de amor
Que estoy desnuda
Que estoy como ciudad
-deshabitada-
Sorda de ruidos
Tiritando de trinos
Reseca hoja quebradiza de otoño

Rodéame de gozo,
Que no nací para estar triste,
Y la tristeza me queda floja
Como ropa que no me pertenece.

Quiero encenderme de nuevo,
Olvidarme del sabor salado de las lágrimas
-los huecos en los lirios-
La golondrina muerta en el balcón.

Volver a refrescarme de brisa risa
Reventada ola
Mar sobre las penas de mi infancia
Astro en las manos
Linterna eterna ante el espejo
Donde volver a mirarme
De cuerpo entero
Protegida,
Tomada de la mano,
De la luz,
De grama verde y volcanes
Lleno mi pelo de gorriones
Dedos reventando en mariposas
El aire enredado en mis dientes,
Retornando a su orden
De universo habitado por centauros.

Vestíme de amor
Que estoy desnuda.

Gioconda Belli

lunes, 6 de agosto de 2007

Silencio...

No digas nada, no preguntes nada.
Cuando quieras hablar, quédate mudo:
que un silencio sin fin sea tu escudo
y al mismo tiempo tu perfecta espada.

No llames si la puerta está cerrada,
no llores si el dolor es más agudo,
no cantes si el camino es menos rudo,
no interrogues sino con la mirada.

Y en la calma profunda y transparente
que poco a poco y silenciosamente
inundará tu pecho de este modo,

sentirás el latido enamorado
con que tu corazón recuperado
te irá diciendo todo, todo, todo.

Francisco Luis Bernardez

martes, 31 de julio de 2007

Me queda la palabra...

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.

Blas de Otero

jueves, 26 de julio de 2007

Envíos...

Todo lo que se da llega a destiempo.
............No existe otra manera.
Entre el ojo y la mano hay un abismo.
Entre el quiero y el puedo hay un ahogado.
Un país que asoma su cabeza deforme en una
...........carta,
y va a darse a destiempo, nada es lo que
...........esperabas.
Y lo que llega envuelto en papel de regalo se irá
...........sucio de odio.

Bailamos entre los escombros de una cita.
Dibujamos una taza de café en el desierto.
Vivimos de sumar y de restar:
lo que te da el amor, lo que te quita el miedo.
Al final nos entregan los huesos de un perfume.

Aún así persistimos.
En alguna montaña vive un pez resbaloso.
Entre números rotos se desliza una estrella.


Jorge Boccanera

lunes, 23 de julio de 2007

viernes, 20 de julio de 2007

Cumpleaños de amor...

¿Cómo seré yo
cuando no sea yo?
Cuando el tiempo
haya modificado mi estructura,
y mi cuerpo sea otro,
otra mi sangre,
otros mis ojos y otros mis cabellos.
Pensaré en ti, tal vez.
Seguramente,
mis sucesivos cuerpos
-prolongándome, vivo, hacia la muerte-
se pasarán de mano en mano,
de corazón en corazón,
de carne a carne,
el elemento misterioso
que determina mi tristeza
cuando te vas,
que me impulsa a buscarte ciegamente,
que me lleva a tu lado
sin remedio:
lo que la gente llama amor, en suma.
Y los ojos
-que importa que no sean estos ojos-
te seguirán a donde vayas, fieles.

Angel González

lunes, 16 de julio de 2007

Reconocernos...


En homenaje a ti...

Vibró la nota más intensa
cuando tus labios habitaron por dentro
las palabras del reencuentro.

La distancia y el tiempo cedieron
ante aquella necesidad de enamorarnos,
ante aquella certeza ancestral
que trajo desde el comienzo
la inmensa verdad de reconocernos.

En el comienzo,la luz del asombro,
los tímidos brillos de la ilusión,
hasta que de tanta ternura
se nos desbordó la pasión.

Aquí estamos,
en esta danza circular que nos acerca...
nos acerca...

Desde aquí te percibo día a día
intenso sol perdurable,
desde aquí estiro mis brazos
en un grito que rasga la noche.

Hay un alma que gime
cuando te extraño.


Max



domingo, 15 de julio de 2007

Como siempre... (Happy B-day to me :)



Aunque hoy cumplas
trescientos treinta y seis meses
la matusalénica edad no se te nota cuando
en el instante en que vencen los crueles
entrás a averiguar la alegría del mundo
y mucho menos todavía se te nota
cuando volás gaviotamente sobre las fobias
o desarbolás los nudosos rencores

buena edad para cambiar estatutos y horóscopos
para que tu manantial mane amor sin miseria
para que te enfrentes al espejo que exige
y pienses que estás linda
                                              y estés linda

casi no vale la pena desearte júbilos y lealtades
ya que te van a rodear como ángeles o veleros

es obvio y comprensible
que las manzanas y los jazmines
y los cuidadores de autos y los ciclistas
y las hijas de los villeros
y los cachorros extraviados
y los bichitos de san antonio
y las cajas de fósforo
te consideren una de los suyos

de modo que desearte un feliz cumpleaños
podría ser tan injusto con tus felices
                                                    cumpledías
acordate de esta ley de tu vida
si hace algún tiempo fuiste desgraciada
eso también ayuda a que hoy se afirme
tu bienaventuranza

de todos modos para vos no es novedad
que el mundo
.                        y yo
                                   te queremos de veras
pero yo siempre un poquito más que el mundo

Mario Benedetti

miércoles, 11 de julio de 2007

He llegado al inicio...

He llegado al inicio,
como quien se extravía
bajo la rotación laberíntica
de un bosque sin raíces.

Y doy vueltas
Y vueltas
sobre mi propia herida
tras la única gasa
que macera el silencio y su drenaje,
la dársena del tiempo.

He llegado al inicio
y mi nombre no era
más allá de un abismo sin aliento
y mi cuerpo sin nombre
se llenaba de lámparas
y niñas,
perdía pie
sin reservar la hierba.

Y mi arena se oía
crepitar hasta el fondo
sobre el granizo muerto.

He llegado al inicio
sin saber hacia dónde desvivirme,
sin creer en la muerte de las olas,
habitando la ausencia de mí misma

Y no encuentro
el reloj
que repare mi arena.

Roxana Acquaroni

sábado, 7 de julio de 2007

Azul...


La autora es mi compañera de trabajo
y también, como ella misma dice,
amiga y compañera de
penas y de hastíos...







No es mi calma la que añora
el dulce sabor de tus deseos,
es mi corazón el que espera
llorando por tu silencio
como breve sonrisa
ofrecida entre las dalias...
No es la luz de mis noches
la que recuerda tus besos, tus caricias,
es mi alma que se desvela
y aparece como arma arrojadiza.
No es un corazón de fuego
es sólo un corazón que late
por sentir cada momento
vibrando aquí a tu lado,
sabiendo que lo simple
es amarte como siento.
Si es mi calma y mi consuelo
simplemente amarte en silencio,
escondida ahora entre las luces
que recorren mi cuerpo cada noche...
cada noche que no te tengo...
Eva Franco C.
Huelva, Julio de 2007

viernes, 6 de julio de 2007

Si conociéramos...




Si conociéramos el punto
donde va a romperse algo,
donde se cortará el hilo de los besos,
donde una mirada dejará de encontrarse con otra mirada,
donde el corazón saltará hacia otro sitio,
podríamos poner otro punto sobre ese punto
o por lo menos acompañarlo al romperse.

Si conociéramos el punto
donde algo va a fundirse con algo,
donde el desierto se encontrará con la lluvia,
donde el abrazo se tocará con la vida,
donde mi muerte se aproximará a la tuya,
podríamos desenvolver ese punto como una serpentina
o por lo menos cantarlo hasta morirnos.

Si conociéramos el punto
donde algo será siempre ese algo,
donde el hueso no olvidará a la carne,
donde la fuente es madre de otra fuente,
donde el pasado nunca será pasado,
podríamos dejar sólo ese punto y borrar todos los otros
o guardarlo por lo menos en un lugar más seguro.

Roberto Juarróz

jueves, 28 de junio de 2007

Consejos a mi misma...

No hables jamás
desde la cima helada de los años.
Aprende a blasfemar a carcajadas.
Empápate de lucidez
hasta que te salten los sesos en el cráneo.
Asume insomnio
con más sueños que vergüenza,
con ese cansancio total, ya sempiterno,
que te acompaña.
Ama como se llora, a borbotones,
sin ira y sin esquinas,
sin plazos ni mañana.
Mira, escucha,
usa los sentidos como herramientas
-son auroras boreales de la vida-
no los condenes a infiernos tibios
y noches como mortajas.
Y ama cuanto sepas,
de una vez por todas cada día
porque la virtud afea el cutis
y estropea la vesícula biliar.

Clotilde Tambroni