jueves, 11 de enero de 2007

Llueve...

Llueve
sobre la arena, sobre el techo
el tema

de la lluvia:
las largas eles de la lluvia lenta
caen sobre las páginas
de mi amor sempiterno,
la sal de cada día:
regresa lluvia a tu nido anterior,
vuelve con tus agujas al pasado:
hoy quiero el espacio blanco,
el tiempo de papel para una rama
de rosal verde y de rosas doradas:
algo de la infinita primavera
que hoy esperaba, con el cielo abierto
y el papel esperaba,
cuando volvió la lluvia
a tocar tristemente
la ventana,
luego a bailar con furia desmedida
sobre mi corazón y sobre el techo,
reclamando
su sitio,
pidiéndome una copa
para llenarla una vez más de agujas,
de tiempo transparente,
de lágrimas

Pablo Neruda

1 comentario:

arandanilla dijo...

Neruda siempre. Este poema es impactante. Qué magia tiene la lluvia? A mi me pone triste...pero qué masoquismo que me guste tanto mirarla, sentirla. Un abrazo..