jueves, 27 de marzo de 2008

Trenes quietos...

No quiero oír hablar de trenes que se van.
Ni mirar relojes.
Ni sufrir andenes.
Ni presentir el álamo y la arena.
Ni dejar la ciudad del crimen sin castigo.
Ni abandonar las ratas con sus crestas de gallo.
Nada.
Quiero quer todo se detenga.
Que no haya valijas ni amores extraviados.
Ni ilusión cancelada.
Ni sueños con demora.
Ni suelos para el paso.
Ni paisajes cambiantes.
Que enmudezcan las voces del "your-attention-please"
y del vendedor de diarios.
Que nadie se vaya nunca más.
¿Por qué partir si es como morir un poco?
No son buenas las cosas a medias.
Que todo sea eterno, inmóvil, para siempre.

Roberto Esmoris Lara

6 comentarios:

Amor dijo...

¿por qué no partir? vamos, volvemos, amamos aquí y allá, tu partir desde allí para quien te recibe aquí no es partir, es acogerte

y amor

max dijo...

Los andenes están llenos de melancolía,como si allí se quedara toda la melancolía...


Besos (en tren)

Warren Lee dijo...

Saludo cálido, Amiga... te vi donde Roberto, leí la invitación que le hacías y, bueno, vine yo... el vendrá detrás, seguro. Como veo que tenés publicado su texto, pues regresé donde Roberto a traerte hasta aquí, el comentario que a el le dejé.
Por cierto, hermoso tu sitio, tu blog, si me lo permites, pues continuaré haciendote visita.
Si tenés a bien pasar por mi blog, ¡Bienvenida! ¡Ojalá! ¡Te espero!

Bueno, esto le dejé a nuestro amigo:


Mi Amigo gomíA Roberto,,, pues yo, allá en San José, tomé vuelo directo, entre codazos, majonazos y empujones y, bueno, aquí estoy de visita, hombreee...

Muy buen texto. Muy buen mensaje. ¡Excelente pareja!...

A veces es muy justa y necesaria la calma absoluta, o casi, para hacer muchas cosas con la mente. Y con los pies y con las manos. Pero en un solo sitio...

Dejar el bendito reloj. O sus manecillas, al menos. Los calendarios. O sus números, ojalá. Las noticias. Al menos las malas. Y las lejanas. Y concentrarnos un poco o mucho en un sólo lugar: mental y/o físico. Sí, concentración es necesaria...

Que no todo sea un ir y venir físico o mental. Por momentos. Por un tiempo.

Te dejo... Te dejo unos boletos de avión, Roberto, Gomía, para cuando estos momentos o este tiempo pase, y venga el carrereo de A correr se ha dicho.

El Entrompe dijo...

me gusta esta prosa, me recuerda los tiempos en moto de cuando era feliz e indocumentado, pasare a visitar ese blog, abrazos de nostalgia

Azul... dijo...

Sabti, a veces el alma pide a gritos quietud, atrapar instantes y eternizarlos...
Un beso, amigo mío

Max, así es, toda la melancolía...
Un beso

Warren, eres bienvenido siempre que gustes pasar por aquí :)
Me gustó mucho tu blog
Saluditos

Búho y yo.... cuando era feliz e indocumentada y no lo sabía...
Un besitos, amigo, te he extrañado mucho

AOM dijo...

Ojala asi fuera... Pero nada es eterno en la vida, y quizas eso aunque no lo vemos, le da sentido al camino que debemos seguir...

SaLu2!!!

Muy lindo el post...!