miércoles, 1 de julio de 2009

Cómo pesa el amor...

Noche cerrada
ciega en el tiempo
verde como luna
apenas clara entre las luciérnagas.

Sigo la huella de mis pasos,
el doloroso retorno a la sonrisa,
me invento en la cumbre adivinada
entre árboles retorcidos.

Sé que algún día
se alzarán de nuevo
las yemas recién nacidas
de mi rojo corazón,
entonces, quizás,
oirás mi voz enceguecedora
como el canto de las sirenas;
te darás cuenta de la soledad;
juntarás mi arcilla,
el lodo que te ofrecí,
entonces tal vez sabrás
cómo pesa el amor
endurecido...

Gioconda Belli

2 comentarios:

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Preciosa. Pero más pesa su ausencia.
Un saludo

arandanilla dijo...

Este poema me entristece un poco...espero que estéis bien, madre...Besos a ti y mis grandes hermanas silvestres y fulgurantes y mías como si fueran mías...Gracias...