viernes, 9 de abril de 2010

La arena...

Parece haber sido cernida por la providencia
para medir el tiempo, ese otro mar
bajo el cual el polvo de nuestras vidas se arrastra.
La arena, que nos ignora
y que teje sus huellas bajo el agua,
nos precede y nos sobrevivirá.
Parece infinita y, sin embargo,
cabe ella toda en este poema.
Ella mide mi brevedad en sus relojes
y yo su eternidad en estos versos.


Laureano Márquez P.03/05/2003
(Venezolano, Compadre, Amigo)

3 comentarios:

Maverick dijo...

Definitivamente eres tu, estas páginas tienen tu esencia, tus sentimientos, leerlas es mirar tus ojos miel, el infinito de tus pensamientos, Azul, MilAzules...

gerardo omaña dijo...

Siempre habrá en ti un halo mágico que endulza y enamora.

PD: Has sido premiada en IMAGINARIA

arandanilla dijo...

Me encanta...es genial...