miércoles, 11 de enero de 2006

Huelga...

A Laureano Márquez, politólogo y humorista,
el mejor ser humano que he conocido
en toda mi vida, que está siendo perseguido en
Venezuela -como tantos lo hemos sido,
como tantos siguen perseguidos hoy, ahora-,
por el simple hecho de disentir...


Quiero una huelga
donde vayamos todos.
Una huelga de brazos,
piernas, de cabellos,
una huelga naciendo
en cada cuerpo.

Quiero una huelga
de obreros de palomas
de choferes de floresde técnicos
de niños
de médicos de mujeres.

Quiero una huelga grande,
que hasta el amor alcance.
Una huelga donde todo se detenga,
el reloj las fábricas
el plantel los colegios
el bus los hospitales
la carretera los puertos.

Una huelga de ojos, de manos y de besos.
Una huelga donde respirar no sea permitido,
una huelga donde nazca el silencio
para oír los pasos del tirano que se marcha.

Gioconda Belli

2 comentarios:

Max dijo...

De alguien que también sabe lo que es ser perseguido por el solo hecho de tener la dignidad bién alta.
Gracias a Dios por haber puesto sobre la tierra seres como Laureano con una misión tan especial como ellos mismos.

besos



EL JUEGO EN QUE ANDAMOS

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.
Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.


Juan Gelman

arandanilla dijo...

Muy hermosos ambos poemas. Un saludo desde Andalucía y un besazo a Max y MamiAzul.