sábado, 3 de marzo de 2007

Canción del que no quería mentir...



Hemos de procurar no mentir mucho.
Sé que a veces mentimos para no hacer un muerto,
para no hacer un hijo o evitar una guerra.

De pequeña mentía con mentiras de azúcar,
decía a las amigas: "Tengo cuarto de baño"
—mi casa era pobre con el retrete fuera—.
"Mi padre es ingeniero" y era sólo fumista,
¡pero yo le veía ingeniero ingenioso!

Me costó la costumbre de arrancar la mentira,
me tejí un vestido de verdad que me cubre,
a veces voy desnuda.

Desde entonces me quedo sin hablar muchos días.

Gloria Fuertes

2 comentarios:

arandanilla dijo...

Este poema es precioso...me encanta...yo suelo decir la verdad, pero no siempre me va bien, y también escojo el silencio.

Azul... dijo...

"se es dueño de lo que se calla y esclavo de lo que se dice", se fiel a ti misma y los demás que vean pa'donde corren je

TQM, mi niña!!!