jueves, 12 de abril de 2007

Cenizas...



Hemos dicho palabras
palabras para despertar a los muertos,
palabras para hacer un fuego,
palabras donde poder sentarnos
y sonreír.
Hemos creado el sermón
del pájaro y del mar,
el sermón del agua,
el sermón del amor.
Nos hemos arrodillado
y adorado frases extensas
como el suspiro de la estrella,
frases como olas, frases como alas.
Hemos inventado nuevos nombres
para el vino y para la risa,
para las miradas y sus terribles caminos.

Alejandra Pizarnik

3 comentarios:

Max dijo...

Bién por los Magos de la poesía,que dejan palabras que podemos abarcar con nuestras propias emociones,bién por el tácito mandato de compartirlas.

Besos


DETENER LA PALABRA...

Detener la palabra
un segundo antes del labio,
un segundo antes de la voracidad compartida,
un segundo antes del corazón del otro,
para que haya por lo menos un pájaro
que puede prescindir de todo nido.

El destino es de aire.
Las brújulas señalan uno solo de sus hilos,
pero la ausencia necesita otros
para que las cosas sean
su destino de aire.

La palabra es el único pájaro
que puede ser igual a su ausencia.


Roberto Juarroz

lisa dijo...

que lindo encuentro...

paisana y estas lejos...?

gusto en cruzarnos...

Azul dijo...

Max, yo no sabría decir cuál de Juarróz me mata más, pq me encanta toda su poesía =o)

Lisa, en el otro lado del charco, en España... lejos, relejos snif

Bessitos!