domingo, 25 de enero de 2009

En el corazón del hombre...



Ella dormía
Él la miraba
Miraba su espalda de luz interminable
Y en su nuca le colgaba estrellas
Y en los jazmines de sus hombros
la besaba
Él la soñaba

Ana Gabriela Daumas





En el corazón de un hombre hay una mujer dormida
Una mujer con otras de ojos que se borran
Pero esta mujer late en las sombras de su cuarto
el fantasma del hombre de su vida.
Y está su hombre bebiendo lo que fue
Bebiendo a esa mujer que le miente la memoria
Y piensa que tal vez
Que el tal vez es más que el nunca
Y cree
mientras se encorva en las ciudades crueles

Y despierta dulcemente a la mujer dormida
La nombra en el silencio equivocando el nombre,
porque el recuerdo es débil en todo amor lejano


Y entonces acaricia sus cabellos lacios
Y la besa en el aire
La besa en la palma solitaria de su mano.



Roberto Esmoris Lara

4 comentarios:

Roberto Esmoris Lara dijo...

A mí me emociona ver mi poesía en este espacio Azul, en esta casa mágica. Yo te quiero tanto, amiga, que no podría estar en un mejor lugar.
Besos y abrazos, pero de todo corazón.
Muchas gracias!
REL

Azul... dijo...

Para mi es un honor tenerte aquí, Roberto queridísimo. Como te dije en el correo, tú no tienes idea de cuantísimo me dice cada uno de tus versos. Las gracias te las doy yo a ti por ser, por estar...

Yo también te quiero mucho, muchísimo

Todos los besos, amigo querido :)

Ana Gabriela dijo...

Azul me trajo Roberto hasta aqui , es un orgullo y me emociona ver en tu blog el post que publicamos con Rel , Un abrazo y Gracias .

Azul... dijo...

Ana Gabriela, el orgullo es mío, no todo el mundo tiene el honor de que los autores de unos versos tan maravillosos le visiten!!!

Otro abrazo enormísimo para ti y gracias por enriquecer Más Azules! ♥♥