martes, 8 de mayo de 2007

Alquimia...

No siempre te extrañas.
A veces conoces el exacto sentido,
la fórmula aquella escondida,
que obtuvo Cagliostro,
robó Paracelso y cinceló Cellini.
No siempre preguntas.
Miras, perfilas y grabas,
fija la mirada en ese mismo centro
-donde convergemos-
y yergues enigmas resueltos,
caducas incógnitas,
misterios sin clave.
Todo transparece, nada queda oculto.
La ternura es un universo que se sobrentiende.

Clotilde Tambroni

2 comentarios:

max dijo...

Derrama ternura tu melancolía,desde la lágrima hasta la sonrisa,tu paso es seguro como la búsqueda de los alquimistas...

Besos

Azul... dijo...

Este poema me "mató", Max, es perfectito, llega a la esencia, no le sobra ni le falta un verso

Besos